jueves, 3 de noviembre de 2011

LA ORDEN DE MALTA Y LOS TESTAFERROS DEL VATICANO CRIPTOJUDIO DE LOS ROTHSCHILD

                                       La Masonería, El Temple de Salomón, los testaferros criptojudios  

                                 del Vaticano de la familia Rothschild

                                La unión de Lucifer bajo el velo del "Cristianismo"

                                                              
                     
La Soberana Orden de Malta* Entre tinieblas 

Juan Peirano Basso, el primogénito de Jorge Peirano Facio, es caballero de la Gracia Maestral de la Soberana Orden de Malta. Peirano Facio, que se incorporó a la orden en octubre de 1968, también lo fue y llegó a integrar su Consejo en Uruguay, junto a su gran amigo –y director del Banco Comercial hasta su primera intervención– Hugo Eguiluz Paullier.
La Orden de Malta es reconocida como Estado por muy pocos países y no tiene más territorio que una elegante mansión de un exclusivo barrio de Roma. Sus súbditos pertenecen a los sectores más conservadores de la Iglesia Católica, y en el pasado reunió a muchos jerarcas del régimen nazi y a la primera división de la Logia Propaganda Due. Esta última –la famosa P-2, que encabezaban Licio Gelli y Umberto Ortolani– se instaló en el Río de la Plata en 1973. Gelli actuó en Argentina y Ortolani en Uruguay, donde compró el Banco Financiero Sudamericano (Banfisud). Ortolani, que llegó a ser el número uno de la orden en Uruguay, fue requerido por Interpol a raíz del escándalo del Banco Ambrosiano, en Italia, y abandonó el país en 1981.



------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


†Dr. HUGO WALTER EGUILUZ PAULLIER — (Q.E.P.D.) — Murió en la Paz del Señor, confortado con los Santos Sacramentos y la Bendición Papal, el día 19 de marzo de 2004.— La Asociación Uruguaya de la Orden de Malta participa con honda tristeza la muerte del Excmo. señor doctorHugo Eguiluz Paullier, Caballero de Gran Cruz de Gracia Maestral de la Soberana Militar Orden de Malta, y Presidente de Honor de la Asociación Uruguaya de la Orden de Malta. Devoto católico y digno Caballero, supo con su dedicación y compromiso honrar a esta institución. La Asociación Uruguaya de la Orden de Malta eleva oraciones por el descanso eterno de su alma, e invita para el sepelio que se realizará en el día de hoy, a la hora 10, en el Cementerio Central. Casa mortuoria: Prudencio de Pena 2408. Eduardo Rocca Couture, Presidente; Piero María Ortolani, Canciller. Empresa Rogelio Martinelli S.A. Teléfs.: 9087721 al 25. Fax: 9006369. Con estacionamiento privado.


Los Mailhos : Criptojudios de origen Magrebi


†Dr. HUGO WALTER EGUILUZ PAULLIER — (Q.E.P.D.) — Murió en la Paz del Señor confortado con los Santos Sacramentos y la Bendición Papal, el día 19 de marzo de 2004.— Sus amigos: Nora y Joel Petit de la Viileon, María Eugenia y Albérico Isola, Germán MailhosJorge y Nancy Lalanne participan con profundo dolor su muerte, e invitan para el entierro que se realizará hoy, a las 10 horas, en el Cementerio Central. Atención que agradecerán. Casa mortuo- ria: Prudencio de Pena 2408. Empresa Rogelio Martinelli S.A. Teléfs.: 9087721 al 25. Fax: 9006369. Con estaciona- miento privado


Los Peirano Basso : Italo Fenicios ( Masonería Garibaldi / Mazzini : socios de los Judios adoradores del becerro de oro ( Dios Baal ) desde tiempos biblicos. 
 Baron Von Basso lider de la secta Judeo- Jesuita illuminati junto a Adam Weishaupt


†HUGO EGUILUZ PAULLIER — (Q.E.P.D.) — Falleció en la Paz del Señor, confortado con los Santos Sacramentos y la Bendición Papal, el día 19 de marzo de 2004.— Alba Basso y familia participan con profundo dolor el fallecimiento de Hugo Eguiluz Paullier, amigo querido de su marido Jorge Peirano Facio, y se une con su oración a la de sus seres queridos en estos momentos de dolor.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Uruguay era, a la salida de la dictadura, uno de esos pocos países que mantenían relaciones diplomáticas con la Soberana Orden de Malta. El 2 de octubre de 1985 el entonces presidenteJulio María Sanguinetti visitó a su alteza eminentísima fray Angelo di Mojana di Cologna, gran maestre de la Orden de Malta, según consta en una foto publicada por el diario La Mañana, aunque esa visita no figuró en la agenda oficial de su gira europea. Dos años después fue un senador colorado, Justino Carrere Sapriza, quien propuso sugerir a la cancillería que "cancele cordialmente una relación diplomática altamente discutible". En su intervención, Carrere Sapriza señaló que "los máximos dirigentes de la Orden de Malta son en su mayoría de clara extracción nazi-fascista" y recordó que el presidente argentino Raúl Alfonsín había denunciado un intento de golpe militar, en noviembre de 1985, encabezado por el general Carlos Suárez Mason, miembro de la P-2.
En la misma legislatura hubo otras dos iniciativas de legisladores oficialistas en el mismo sentido que la de Carrere Sapriza: una fue planteada por el diputado Honorio Barrios Tassano y otra por el senador Pedro Cersósimo. Sin embargo, veinte años y una docena de cancilleres después, fuentes de la cancillería consultadas por BRECHA informaron que Uruguay sigue manteniendo relaciones diplomáticas con la Soberana Orden de Malta.
La Soberana Orden de Malta, integrada fundamentalmente por miembros de la nobleza y la aristrocracia católica europea, nunca admitió a judíos ( Falso la integran criptojudios así como también Judios practicantes : enlace), protestantes ni musulmanes, ni tampoco a divorciados o separados. Fue en cambio muy generosa para aceptar como miembros a criminales de guerra nazis. Como "Estado soberano", además de acuñar moneda e imprimir sellos, libraba pasaportes, que en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial fueron utilizados por miles de ex jefes nazis.



Guillermo Waksman: propietario de Brecha.


Tambien son judíos varios de los lideres del antiguo movimiento terrorista de izquierda (MLN "Tupamaros), que muchos de ellos hoy por hoy, están en el poder:


Rodolfo Waxen Alanis
Samuel Blixen
Sandra Petrovich
Pablo Duvinsky
Alberto Scheizer
Jose Maria Lutz
Judith Steiner
Beatriz Basilisky
Rodolfo Wolff
Diana Maidanik Potasnik
Rodrigo Linn
Raul Greissing
Violeta Setelich
Silvio Burstein
Jose Saluzky
Daniel Schinka
Juan Beltz
Ruben Malikovsky
Jorge Thot
Guillermo Awinsky
Marcos Linchtenstei





Karl Marx y la mano escondida

Judio, Masón y familiar de los Rothschild encargado de incentivar la lucha de clases
junto a Friedrich Engels cuyos descendientes son una de las familias accionistas
de la corporación Bunge & Born junto a la familia De La Tour descendientes de Mayer
Amschel Bauer, el fundador de la dinastía Rothschild.



Curiosamente lleva este mismo apellido el  economista Uruguayo Daniel Marx el cual iniciase sus primeros  pasos en la Banca Tornquist, relacionada familiarmente con el grupo Bunge & Born al igual que por ejemplo el des informante Eduardo Galeano, que esconde
su primer apellido Hughes, el Estudio Hughes  y sus familiares en el Uruguay representan a la Banca  Rothschild, la Masonería del Rito Escocés y Bancos como el Credit Suisse y el Deutsche Bank, intimamente ligados a la familia Rockefeller y artífices del saqueo del
Río de la Plata a través de sus agentes Rohm, Peirano, Mailhos y extensa red de testaferros, los cuales después de destrozar los mercados recompraron por monedas y o transfirieron
propiedades a través de ventas simuladas.
Este mismo Marx fué el responsable del famoso Megacanje de deuda Argentino que derivó
en la posterior crisis económica del 2001, arrastrando posteriormente al Uruguay.






PROTOCOLO III




LE HEMOS RETIRADO AL PUEBLO EL RACIOCINIO, DEJANDOLE INTACTA LA FUERZA BRUTA; NI LA UNA NI LA OTRA SON SIGNIFICANTES YA, COMO EN EL CASO DE UN CIEGO QUE ANDA SIN LAZARILLO QUE LO GUIE. PARA INCITAR A LOS AMBICIOSOS A ABUSAR DEL PODER, LANZAREMOS UNAS FUERZAS CONTRA LAS OTRAS, ALENTANDO LAS TENDENCIAS EXTREMAS A RECLAMAR LA INDEPENDENCIA. HEMOS ANIMADO CON TAL FIN TODAS LAS INCLINACIONES, HEMOS ARMADO A TODOS LOS PARTIDOS Y HEMOS CONVERTIDO EL PODER EN EL OBJETO DE TODAS LAS AMBICIONES. HEMOS TRANSFORMADO TODOS LOS ESTADOS EN ARENAS EN QUE SE DESARROLLAN TODAS LAS LUCHAS.



Los miembros montevideanos más prominentes de la Orden de Malta tenían con frecuencia vinculaciones empresariales. Por ejemplo, en la segunda mitad de los ochenta se desempeñaba como embajador el abogado argentino Raymundo Podestá Wilmart, vinculado con lossupermercados Disco de Argentinael Cambio Velox, las Estancias Santa Rosa y otras empresas del vecino país que eran propiedad del grupo Peirano. Otra coincidencia es que entre los 16 caballeros de la Orden en Uruguay, cuatro eran banqueros cuyos bancos habían quebrado: Jorge Peirano Facio, del Mercantil; Mario Ortolani, de Banfisud; Hugo Eguiluz Paullier, del Comercial; y Gastón Barreiro Zorrilla, de La Caja Obrera


* Casi toda la información contenida en este recuadro fue recogida de un artículo de Eduardo Varela publicado en BRECHA el 11 de setiembre de 1987.     




Uno de los tantos negocios sucios del Vaticano :
 Los vaciamientos bancarios

HEMOS PRODUCIDO CRISIS ECONOMICAS ENTRE LOS CRISTIANOS CON EL FIN DE RETIRAR EL DINERO DE LA CIRCULACION. CUANDO LOS GRANDES CAPITALES SE ESTANCAN, LOS ESTADOS TIENEN QUE RECURRIR A LAS MISMAS FORTUNAS QUE HAN PRODUCIDO EL APRIETO PARA OBTENER DINERO. ESTOS EMPRESTITOS CARGAN DE DEUDAS DE INTERESES A LOS ESTADOS. LA CONCENTRACION DE LA INDUSTRIA EN MANOS DE LOS CAPITALISTAS HA DESTROZADO A LA PEQUEÑA EMPRESA Y SE HA TRAGADO EL EMPUJE DEL PUEBLO





JUAN PEIRANO SERÁ EXTRADITADO

    

La obra y el poder
El grupo Peirano, ligado y fuerte contribuyente a la obra de José María Escrivá de Balaguer, y con un entramado familiar y de relaciones políticas que lo hacen estar muy cercanos al poder, es una dinastía con historia en el país. Una historia que se remonta al año 1902 cuando el comerciante Pedro Facio fundó, junto con otros accionistas, el Banco Popular del Uruguay. Ya en los años 40, el Popular se convirtió en el tercer banco detrás del Comercial y el Caja Obrera en cuanto a captación de ahorros y por sus colocaciones. A finales de la década de los años '60 el Popular fue absorbido por el Mercantil del Río de la Plata que había sido fundado cuando en 1915 la firma Facio, Peirano & Cía compró la cartera montevideana del Banco Francés del Río de la Plata, de Buenos Aires.
Con el correr del tiempo, el Mercantil se posicionó como uno de los grandes bancos nacionales luego de comprar el Banco del Interior, algunas sucursales del quebrado Banco del Sur y la sucursaluruguaya del Italo-Belga.
En 1969 se fusionan los dos bancos familiares, el Mercantil y el Popular, pero esa historia duró poco, apenas dos años: en 1971 fue intervenido por el Estado debido a un excesivo endeudamiento, una cartera de colocaciones demasiado concentrada y una operativa ilícita con una red de financieras con testaferros al frente, usadas para un sostenido vaciamiento de la institución original, es decir el banco Mercantil. Durante el gobierno de Jorge Pacheco Areco, JorgePeirano Facio aceptó la secretaría de Industria y Comercio. Después del cierre del Mercantil, en los primeros años de la dictadura, la justicia procesó al ex ministro aunque sólo pasó algunos días tras las rejas.
El Banco de Montevideo, en tanto es considerado la continuación del Banco Francés Supervielle & Cía, que entró en concordato en 1940. Como resultado de ese hecho los acreedores estuvieron representados en su directorio, hasta que en noviembre de 1941 el gobierno otorgó la personería jurídica de la institución en la que participan entre otros grupos económicos, los Mailhos y el holding argentino Bunge & Born.

JORGE PEREYRA DE OLAZABAL, LA VENTA DE ARMAS, MENEM, LOS HIRSCH, LOS BORBON, BUNGE & BORN Y LA ORDEN DE MALTA



Sociedades comerciales: Se le presumen importantes negocios. El 3 de abril, un día después del desembarco en Malvinas, creó SMC exportadora e importadora "de café y frutos del país" y cuyas iniciales responden a los apellidos de dos de sus accionistas (Suárez Mason y Ramón Camps). De SMC participaban el escribano Wenceslao Bunge ( posterior socio y asesor de Yabran ) y el abogado Víctor Alderete.


Aficiones: a sectas y logias. Su nombre figura en las listas secuestradas a Licio Gelli como integrante de la Logia Propaganda 2. Alternaba su actividad en la P-2 con la militancia en la secta del reverendo Moon, célebre por oficiar casamientos multitudinarios, su feroz anticomunismo y su extraordinaria fortuna atribuida a diversos tráficos.


En los años posteriores, hasta 1989, la historia del banco no es demasido llamativa, los hermanos Jorge y Juan Carlos Peirano Facio supieron cultivar un muy bajo perfil, aunque en la década de los años 70 iniciaron el desembarco en Argentina.
En 1989, año de elecciones nacionales, se retiraron del Banco Montevideo los principales grupos argentinos, y el 95 % del paquete accionario fue comprado por el Deutsche Bank. En la década de los años 90 esa mayoría accionaria fue compartida con el grupo alemán Oetker y con el grupo Velox, de Peirano Facio, que terminó controlándolo. Es en esa época que la familia Peirano se divide al no participar en el negocio Juan Carlos Peirano Facio.
En Argentina en tanto, el primer paso lo dieron cuando instalaron una financiera llamada Organización Velox, que en el año 1983 pasó a ser el Banco Velox. En la pasada década se dio el salto del grupo Velox al comprar los bancos Asfin y Del Fuerte y la financiera Crédito Luro.
Pero el gran salto lo dieron en 1991, cuando se hicieron de la cadena de Supermercados Disco. Juan Peirano está casado y tiene seis hijos con Leticia Vejo, perteneciente a la familia argentino-uruguaya que había fundado la cadena Disco en 1961. Al no poder hacer frente a problemas financieros, el padre de Leticia le ofreció al grupo Peiranoentrar a la empresa, cosa que hicieron accediendo a todo el control de la cadena, hasta que en 1997 vendieron el 50% de las acciones a la firma holandesa Ahold.
Los últimos años fueron los más intensos para los Peirano, que tienen negocios en siete países, pero fue Argentina el país que les proveyó la mayor parte de sus ingresos. Tanto es así que JuanPeirano es uno de los miembros de la Asociación Empresaria Argentina, e incluso se dio el lujo de ser anfitrión, en febrero pasado, del presidente Eduardo Duhalde en su campo en Tucumán que lleva un nombre por demás premonitorio: Los Chorrillos.
La historia se repite
Ahora en pleno siglo 21 se vuelve a reiterar la historia de la familiaPeirano. Las primeras señales de la crisis vinieron de Paraguay, donde los hermanos Peirano controlan el Banco Alemán, el tercero en tamaño luego del Citibank y el ABN Amro.
Hacia fines de mayo, el Banco Central de ese país debió asistir a la entidad por problemas de iliquidez, ante los fuertes retiros de depósitos. El banco, con fondos por una cifra superior a los 220 millones de dólares, había perdido cerca de 60 millones en apenas unas semanas. A los pocos días, la situación se tornaba insostenible y llegaba el pedido de autoliquidación.
Los problemas continuaron aquí en Uruguay, con el Banco Montevideo-Caja Obrera. El problema fue el mismo: la corrida originada por la crisis de confianza y por la propia operatoria de la institución, dejó al banco sin fondos para responder a sus clientes. Hoy el Banco Montevideo-Caja Obrera está intervenido por el Banco Central de Uruguay.
En medio de todo esto en Paraguay surgió el pedido de detención de los Peirano acusados de desviar ilegalmente 19 millones de dólares del Banco Alemán. Los fondos habrían sido colocados como garantía para solicitar préstamos con los cuales responder a los contantes retiros de los ahorristas argentinos. Un día después del pedido de captura, el 28 de junio, el Banco Central Argentino decidió suspender la operatoria del Velox, a pedido de la propia institución, pero en acuerdo con el Banco Central Argentino.
La operativa en Uruguay y sus consecuencias
El ministro de Economía y Finanzas, Alberto Bensión, tensó la relación con el Parlamento el pasado martes 25 de junio cuando ante una nutrida asistencia de legisladores dijo que no se había equivocado al hablar del sistema financiero y la situación económica.

PROTOCOLO VI


CREAREMOS EN BREVE ENORMES MONOPOLIOS, COLOSALES RESERVAS DE RIQUEZAS DE LAS CUALES DEPENDERAN LAS FORTUNAS DE LOS GENTILES; ESTOS MONOPOLIOS DEVORARAN EL PATRIMONIO DE LOS CRISTIANOS JUNTO CON EL CREDITO DE SUS GOBIERNOS CUANDO PRODUZCAMOS LA CATASTROFE POLITICA. (SE SOBRENTIENDE QUE LOS JUDIOS RETIRARAN SUS CAPITALES EN EL MOMENTO OPORTUNO.) LOS ECONOMISTAS AQUI REUNIDOS DEBEN CONSIDERAR LA IMPORTANCIA DE ESTA COMBINACION.

Detrás de la soberbia con que se maneja, fruto quizás de su propia naturaleza retraída y tímida, se visualiza la soledad con la que se tiene que mover para hacer frente al desmoronamiento de la economía uruguaya y en particular la sangría de casi 5 mil millones de dólares fruto de una corrida bancaria sin precedentes en la historia del Uruguay.
Es así que el 20 de junio de 2002, cuando se decretó la libre flotación del precio del dólar, marcará a una generación deuruguayos de la misma manera que lo hizo el quiebre de la tablita en noviembre de 1982.
Esa semana dificilmente podrá ser olvidada por el ministro Alberto Bensión ( Judio practicante )y por los uruguayos porque al día sisguiente, el viernes 21 a las 17 horas el titular de Economía en acuerdo con el Banco Central tuvo que intervenir el Banco Montevideo-Caja Obrera con desplazamiento de autoridades.
Cuando se resuelve la intervención del Banco Montevideo, el directorio del Banco Central nombra para llevar adelante la misma al economista Adolfo Díaz Solsona, un técnico estrechamente vinculado al grupo Velox y que además mantiene relaciones de parentesco político con la familia Peirano, a través de la familia Fleurquin.
No obstante, para evitar suspicacias, el propio Díaz Solsona presentó renuncia el sábado 22, justamente por entender que no era la persona adecuada para ejercer ese cargo. El lunes 24 a la tarde BCU nombra en su lugar al economista Jorge Xavier quien ocupa las oficinas donde anteriomente se encontraba Dante Peirano, en la sede del Banco Montevideo, en la esquina de Rincón y Misiones, en el corazón de la city.
El BCU sabía
Las explicaciones que dio la autoridad monetaria para ordenar la intervención del Banco Montevideo quedaron expresadas en la versión taquigráfica de la Comisión de Hacienda del Senado, cuando Bensión y el presidente del BCU, César Rodríguez Batlle, concurrieron el martes 25 a explicar la flotacion del dólar.
Allí Rodríguez Batlle, reconoció que el gobierno sabía desde febrero pasado que el Grupo Peirano estaba vaciando al Banco Montevideo mediante el sistema de autopréstamos a empresas colaterales. El presidente del BCU sostuvo que "el Banco de Montevideo y el Banco La Caja Obrera, que han venido funcionando como una única unidad desde la adquisición, por parte del primero no fueron ajenos al proceso de caída de depósitos del resto del sistema financiero y, en consecuencia, desde mediados de febrero tuvieron una disminución en sus niveles de depósitos, que los fue poniendo en una situación difícil".
Sostuvo que "simultáneamente en el mes de febrero se decreta una supervisión intensiva por parte del Banco Central, que detecta determinadas operaciones del banco con integrantes del grupo poseedor de las acciones del Banco de Montevideo y La Caja Obrera. Es así que luego de esa supervisión que se decreta el 25 de febrero, en marzo se instruye particularmente a que cese la concesión de crédito a empresas vinculadas y no se incremente la absorción de riesgos en esos sectores de empresas vinculadas. A su vez, se les impone la cancelación de algunas operaciones que estaban identificadas como que de ninguna manera se podían mantener. No lo voy a desarrollar ahora, pero se trata de compromisos que fueron individualizados y que asumió el Banco de Montevideo con empresas vinculadas. Se les ordena, particularmente, su cancelación con fecha 7 de marzo. Es decir que había varias categorías de operaciones: algunas admitían un cierto plazo para su disminución y otras eran de disminución o cancelación inmediata. Reitero: se trata de una resolución del Directorio del 7 de marzo de este año".
En buen romance, la máxima autoridad de contralor financiero del país se percató ya en febrero que las autoridades del Montevideo-Caja Obrera estaban concediendo importantes préstamos a empresas vinculadas, pero no pasó nada, por lo que la fuga no se detuvo hasta que el 9 de junio se designa a un veedor "frente al agravamiento de la situación".
Sin embargo Rodríguez Batlle no supo explicar o no quiso informar sobre las verdaderas potestades de este veedor ya que si bien "tenía facultades de veto de todas las operaciones que se vincularan al grupo; se constata que alguna de las operaciones que estaban dentro de las categorías que debía vetar, igual se realizaron".
El Presidente del BCU agregó que en esa fecha se reclamó al Banco Montevideo "un aporte de capital del orden de los 45 millones de dólares, que debería ser efectuado antes del 15 de marzo. El referido aporte debería cancelar algunas de las operaciones de empresas vinculadas y, a su vez, particularmente, la de un Fondo de Inversión de un Banco de Gran Caimán con una representación en el Uruguayvinculada al grupo propietario del Banco de Montevideo".
El jerarca hace referencia al Trade & Commerce Bank, con sede en Gran Caimán, que operaba con conocimiento de las autoridadesuruguayas en la misma sede del Banco de Montevideo. "Frente a los retiros de depósitos, algunos de ellos fueron asumidos por el Banco de Montevideo. En ese momento, además de requerirles el aporte -estoy hablando del 25 de abril, fecha de la otra resolución digna de destaque en este proceso - dice Rodríguez Batlle. "Se les solicita la presentación de garantías reales hipotecarias y prendarias para respaldar, precisamente, la deuda de ese fondo con sede en Gran Caimán. Es entonces que se les da un plazo de dieciocho meses para cancelar la totalidad del resto de obligaciones, lo que se les había pedido que hicieran el 7 de marzo y no había ocurrido. Esta resolución de abril es parcialmente cumplida y el 24 de mayo hay un aporte de los accionistas por 24 millones de dólares" , no 45 millones de dólares como estaban obligados.
Con respecto al requerimiento de garantías reales, los banqueros presentaron al Banco Central un conjunto de garantías, lo que da lugar al comienzo a la constitución de hipotecas de ciertos bienes inmuebles".
En esas hipotecas ''se incluyen bienes de carácter agropecuario, rurales de otra naturaleza, acciones de sociedades anónimas, y algún inmueble de residencia de alguno de los socios. Quiere decir que la resolución del 25 de abril es parcialmente cumplida en el mes de mayo. Si acumulamos el monto de retiros de depósitos desde diciembre, la suma de ambos bancos supera los 200 millones de dólares.
Quiere decir que tienen 600 millones de dólares de depósitos, y la salida de esos dineros les significó una pérdida del orden del 28%. Es así que el 3 de junio se le requiere una nueva capitalización del orden de los 50 millones, recibiéndose como respuesta una promesa de capitalización de 20 milllones a efectuarse el 6 de junio, es decir, tres días después. El 7 de junio se recibe un nuevo informe de la Superintendencia en el que se advierte al Directorio el incremento de algunos de los saldos de las empresas vinculadas y la no cancelación de alguna de las operaciones que se había pedido por parte del Banco Central".
Un veedor que no ve
Aquí llegamos al quid de esta situación ya que el veedor, cuyo nombre se desconoce no controló lo que debía y de allí se fue al proceso de intervención, el 21 de junio, algo tarde ya, porque se habían fugado a la Isla Caiman, al TCB, 270 milllones de dólares. La negativa del presidente Jorge Batlle a intervenir el banco operó como un freno para el BCU y dio de alguna manera aliento a los Peirano para seguir con la operativa de vaciamiento que se hizo a traves de Latinur, una offshore, cuya propietaria es la sociedad anónima Latinur instalada en la Zona Franca Montevideo, llamada ahora Zonamérica.
En ese lugar, en el local 101, edificio Costa 3, a dónde se dirigían los ahorristas para reclamar su dinero, se encuentra una oficina cerrada y cuando se llama al teléfono 518 27 60, una voz femenina señala que para ser atendido debe dirigirse a TCB Mandatos al teléfono 601 95 55. Discando este número, el ahorrista recibe la misma voz femenina que le informa que desde el 3 de julio debe discar al 900 50 09 para sacar día y hora a los efectos de ser atendido o dirigirse a una oficina ubicada en Uruguay 928 de 10 a 17 horas. Esa oficina fue la que dispuso el grupo Peirano para atender a los ahorristas y es un local que en la guia de teléfonos figura a nombre de El Mirador SA,Ortolani, Piero María, abogado. Y esto es una sorpresa mayúscula puesto que el apellido Ortolani está fuertemente vinculado a la logia masónica P 2 de Licio Gelli. Abogado, católico practicante, UmbertoOrtolani había sido nombrado caballero por el Vaticano en 1963, una distinción que le fue retirada en 1982 tras los escándalos financieros que protagonizó. También era embajador en Uruguay de la Orden de Malta, la misma que condecoró a Juan Peirano, ¡vaya coincidencia! Umberto Ortolani falleció el 17 de enero de este año.
En esa casona de la calle Uruguay en tanto, jovenes abogados, contratados por el grupo Peirano a través de Manpower, y a quienes se les paga mil dólares por mes para hacer ese trabajo, deben atender a furiosos ahorristas.
Es que los depositantes del Montevideo quedaron atrapados en una suerte de "corralito" que las autoridades no reconocen aunque a algunos, unos 1500 tenedores del Fondo de inversión BM Fondos se les reconoció un 70% de la cartera.
Mientras tanto, en diferentes lugares de Montevideo los afectados por el grupo Velox se siguen reuniendo para emprender acciones conjuntas. Las asambleas más numerosas se han realizado en el salón Frac en la calle Agraciada, en Arroyo Seco.
Las denuncias contra los Peirano se suman. La última conocida fue la que iniciaron en la órbita civil los abogados del bufete de Ramírez, Xavier De Mello & Abal. El pasado miércoles 10 la jueza civil Teresita Rodríguez registró el trámite de ''medidas preparatorias", durante la cual escuchó las declaraciones de ocho altos cargos del Banco Montevideo. Los titulares de la institución, el grupo Peirano, que habían sido citados, no concurrieron al juzgado, pero quien sí se hizo presente fue el interventor del Banco Montevideo, Jorge Xavier.
Los ahorristas tratan de demostrar que el TCB es parte del grupo Velox de la familia Peirano Basso, propietarios del Banco Montevideo.
El futuro del Banco Montevideo parece incierto, por lo menos la opción más contudente y firme que se maneja es proceder a la liquidación, lo que implica fusionar el Banco Montevideo con el Caja Obrera, traspasándole a éste los activos y los pasivos.
Una vez realizada esta operación se procederia al cierre de la personería jurídica del Banco Montevideo, con lo cual se determinaria, también, el fin de la intervención de la institución. Así la nueva entidad fusionada operaría con el nombre Banco Caja Obrera y el accionista mayoritario sería la Corporación Nacional para el Desarrollo, mientras que la Corporación Financiera de Inversiones del Banco Mundial ofreció capitalizar la institución con 15 millones de dólares.
Quizás así se puede aventurar que se llega al fin de la historia del grupo Peirano en Uruguay, una historia que se inició en el siglo pasado y que lleva sobre sus hombros, con dos generaciones, la dudosa condecoración de dos bancos fundidos y en los que el final del cuento es el mismo: paga el Estado, es decir todos y cada uno de los uruguayos.
Paga ese mismo Estado que no tiene dinero para asistir con $ 10 mil mensuales a los niños de la escuela Horizonte, pero que es capaz de conseguir un préstamo de casi 3 mil millones de dólares con los organimos de crédito internacional para salvar bancos y banqueros, aunque el ministro Bensión y el presidente del BCU, Rodríguez Batlle, digan lo contrario.


CONFIRMAN QUE FUE HOMICIDIO LA MUERTE DEL PRESIDENTE DEL BANCO AMBROSIANO

Al confirmarse en Italia que la mafia siciliana asesinó al "Banquero de Dios", podría ampliarse también el escenario de maniobras financieras cometidas en el Río de la Plata.

Era un secreto a voces, que viene a confirmarse con 21 años de retraso: los tribunales romanos concluyeron la investigación sobre la muerte de Roberto Calvi, el "Banquero de Dios", asegurando que fue asesinado por orden directa de la mafia siciliana. Y aunque el homicidio ocurrió en 1982, sus connotaciones aparecen relacionadas con la debacle nacional e incluso con la más reciente crisis bancaria argentino-uruguaya.
Roberto Calvi, un modesto empleado del Banco Ambrosiano, alcanzó nada menos que la presidencia de la institución, aventurándose entonces a comprar el control de la mayor institución crediticia privada italiana.
Acompañado por el arzobispo norteamericano Paul Marcinkus, presidente del Instituto para las Obras de Religión (el "banco" del Vaticano), coordinaron la creación de sociedades financieras en islas del Caribe, adonde enviaron cientos de millones de dólares. La especulación con divisas prosperó para ambos, pero tendría un final desastroso: la bancarrota del Banco Ambrosiano, con un tendal de 1.300 millones de dólares.
El reclamo de los ahorristas tenía, además, algunos reclamantes difíciles de conformar: Calvi, había "lavado" dineros de la mafia siciliana y de la camorra napolitana. A la hora de los avales, el arzobispo Marcinkus, quien había firmado cartas que cubrían la solvencia de las financieras, se retractó de las mismas.

LA LOGIA P2

Calvi busca desesperada salvación y no precisamente celestial. Apunta a la Logia P2, con cuyos jerarcas había mantenido negocios multimillonarios, inclusive en estas latitudes. Pero el "Venerable Maestro" de la orden, Licio Gelli, y su socio Umberto Ortolani, tampoco podrían ayudarle ya: habían encontrado refugio en Laguna del Sauce, en Punta del Este.
Calvi entonces huye a Londres, donde aparece ahorcado bajo un puente. Increíblemente los pronunciamientos judiciales británicos e italianos coinciden: suicidio. En tanto los familiares aducen que habría sido imposible para el rollizo Calvi, de 62 años, colgarse de un andamio bajo el "Puente de los Monjes Negros"... con los bolsillos llenos de ladrillos. Algo apto, a lo sumo, para trapecistas.
Pero esa fue la versión oficial que resistió veintiún años. Ahora, la historia cambia: los fiscales notificaron por "homicidio agravado y premeditado", a cuatro acusados, uno de ellos ya en prisión. Los magistrados dicen que Calvi fue estrangulado en un obrador cercano al puente, llevado en bote hasta el andamio, donde lo colgaron, a la vista del primero que pasara.
Así, la muerte de Calvi "cerró" buena parte de la investigación en el mayor escándalo financiero en la Italia de posguerra. Días después, las negociaciones emprendidas por el cardenal Agostino Casaroli con los acreedores del Banco Ambrosiano salvaron al Vaticano, que pagó 258 millones de dólares evitando una cadena de denuncias judiciales a nivel internacional.

CONEXIONES RIOPLATENSES

A Uruguay, las ramificaciones de aquel castillo de naipes financiero llegaron de la mano de Umberto Ortolani, accionista principal del Banco Sudameris, quien se refugió en Punta del Este. Coincidente con la línea de operaciones de la familia Peirano, continuó adelante con la institución así como con otros negocios financieros, todo polarizado en el aristocrático Club del Lago. Aún las autoridades económicas italianas buscan determinar con exactitud los giros y transferencias que se combinaron con nuestro país.
También en el Club del Lago fue detectado Licio Gelli, aunque el requerimiento de captura internacional para este último jamás habría hecho posible su aparición pública. El legado de Umberto Ortolani, fallecido en 2002, se mantiene aparentemente incólume: su hijo es abogado del grupo Peirano, interlocutor válido para los ahorristas que a la fecha buscan recuperar sus dineros.
Otro de los misterios que las actuales investigaciones podrían develar, es el de los nexos con Argentina durante la Guerra de Malvinas, así como las eventuales triangulaciones de fondos con nuestro país. Roberto Rossone, número dos del Banco Ambrosiano antes de la quiebra, confesó que el presidente Calvi, junto a Licio Gelli y la Logia P2, habían ayudado a la dictadura argentina durante la Guerra de Malvinas. Autoridades de la época conformaban una filial argentina de la orden. Es así que el almirante Emilio Massera y el general Carlos Suárez Mason negociaron con Calvi y Gelli, a través del Banco Andino de Lima, la compra de más misiles Exocet para combatir a los británicos en el Atlántico Sur. Pero el contraespionaje inglés conocía la negociación con los traficantes de armas y se aseguraron de que los misiles franceses jamás llegaran a manos argentinas. Así, algunas fuentes aseguran que el espionaje británico le "cobró" a Calvi su apoyo financiero a Argentina. Curiosamente, el cuerpo del ahorcado aparecería bajo un puente pintado con los colores de la bandera argentina, en pleno Londres, apenas días después de concluir la guerra de Malvinas. *

En la foto: Alvaro Duran, Flaminia Ortolani, Nicolas Parma y Martin Monzeglio
                     Nieta de Umberto Ortolani y casada con Mateo Ferriolo, familia de Letizia Vejo Mailhos Ferriolo esposa de Juan Peirano Basso, así como también de la familia Feldman vinculada al lavado, tráfico de armas y drogas.

†ANITA GARCÍA DE ZÚÑIGA LUISI - (Q.E.P.D.) - Falleció en la Paz del Señor, el día 30 de julio de 2011.- Sus sobrinos: Isabel Ferriolo García de Zúñiga y Domingo Carlevaro, María Noel Ferriolo García de Zúñiga y Humberto Ritorni; sus sobrinos nietos: Isabel Carlevaro y Wilfred Morren, Pedro Carlevaro y Carolina Sibils, Antonio Carlevaro y Silvina Quintana; Josefina Ritorni y Gabriel Feldman, Lucía Ritorni y Bruno Rinaldi; sus sobrinos bisnietos: Paulina, Rosalía y Tobías; Joaquín, Juan Pedro e Ignacio; Clara y Juana Inés participan con profundo dolor su fallecimiento, y el sepelio efectuado el día de ayer en el Cementerio del Buceo. Emp. Rogelio Martinelli S.A. Tel.: 29087721*.

Humberto Ritorni : - Hermano Masón, casualmente mismo nombre que Ortolani

TRAS LOS VELOS MASÓNICOS


 Enrique García Zúñiga vicepresidente de la Tahona el barrio privado de los Mailhos casado
con una Giordano Penadés, del cambio Lugano implicado en el tráfico de oro junto al Varlix
también unidos matrimonialmente con un Giordano Penadés, los vinculos a través
de los Giordano Penadés se extienden hacia el "prestigioso"estudio lobista Guyer & Regules a través de la esposa de Gerardo Porteiro.
La familia Penadés se encuentra vinculada a los Mailhos a través de la ex esposa de Isidoro Vejo,
madre de Javier Vejo Penadés actual Gerente del Grupo Disco / Rothschild y medio hermano de Gustavo Penadés el cual calificó a su padre en el parlamento como un Jefe de Clan.
Su madre Marta Penadés trabaja para el Montevideo Shopping Center como ejecutiva de Marketing,
ya que el contador Lecueder es un testaferro más de Ortolani, el Vaticano y los Rothschild que han
monopolizado todos los negocios estratégicos en el Uruguay.
Por los servicios políticos prestados se incluyó a Julio María Sanguinetti en sus cadenas de Shopping
Centers.
                    


El Parlamento italiano quiere saber si existen relaciones entre el Opus Dei y la logia P-2

La investigación apunta también a la masonería y a la Orden de Malta




JUAN ARIAS - Roma - 25/09/1982



Roberto Calvi, ex presidente del Banco Ambrosiano, suicidado bajo el puente de los Hermanos Negros de Londres, era del Opus Dei? ¿Lo era Umberto Ortolani, financiero de la logia Propaganda 2 (P-2) de Licio Gelli, fugitivo en Uruguay? ¿Cuántos miebros del Opus Dei figuran en la lista negra de la logia de Gelli? Es esto lo que se propone conocer la comisión parlamentaria que investiga a Gelli, encarcelado en Ginebra.
Dicha comisión, presidida por la senadora democristiana Tina Anselmi, ex ministra de Sanidad, y compuesta por cuarenta miembros de todos los partidos representados en el Parlamento, acaba de reanudar sus trabajos, después de las vacaciones de verano. Y su primera decisión ha sido el enviar una carta al Opus Dei pidiendo que, con la lista de Gelli ante los ojos, indique a la comisión, bajo secreto, si existen miembros de la Obra en dicha lista. La oficina del Opus en Roma desmintió anoche "cualquier tipo de relación" de sus miembros con "ninguna organización masónica".Si el Opus Dei se negara a dar dicha información, la comisión podría tomar la decisión drástica de embargar la relación de todos los afiliados al Opus Dei. Es lo que acaba de hacer con la masonería italiana del Gran Oriente. Ante la negativa del gran maestro Armando Corona de entregar las fichas de los 27.000 afiliados, amparándose en el secreto masónico, la comisión del Parlamento dio ayer orden a los jueces de que embargasen todo el archivo del Gran Oriente.
De este modo, la comisión podrá consultar las listas oficiales de los masones del Gran Oriente. La finalidad es saber si algunos de los personajes que figuran en la lista de Gelli y que niegan haber dado su nombre se encuentran entre los cubiertos por la masonería, es decir, entre los miembros que la masonería retiene y que los otros miembros no deben conocer que pertenecen a la institución.

La Orden de Malta

Y junto a la carta al Opus Dei, la comisión ha enviado otra carta al soberano de la orden militar de los Caballeros de Malta, pidiendo también que ponga a disposición de la comisión parlamentaria todo el elenco completo de sus inscritos.
Dicha decisión ha sido tomada porque, a través de los diversos interrogatorios llevados a cabo en los últimos meses, ante la comisión va apareciendo cada vez más claro, como en el caso del Opus Dei, que existían estrechos lazos entre la logia P-2 y la Orden de Malta.
Baste pensar en Umberto Ortolani, brazo derecho de Gelli, que era embajador de la Orden de Malta en Montevideo. Cuando su nombre apareció entre los miembros más influyentes de la logia P-2, los dirigentes de la Orden de Malta de Roma lo defendieron con gran fuerza: "Es un diplomático nuestro, magistral, desde hace veinte años. Además, no podemos tener dudas sobre él, ya que es también 'gentil hombre del Papa", dijeron en la se " de de Vía Condotti, de Roma, en la Orden de Malta.
Pero ahora, Ortolani ha, sido expulsado de la orden. Y a esta orden pertenecían también todos los altos jefes y generales de los servicios secretos que fueron expulsados de sus cargos por pertenecer a P-2. Más aún, estaban también afiliados un ex presidente de la República -Giovanni Leone- y tres ex presidentes del Gobierno -los democristianos Andreotti, Fanfani y Forlani-. Ahora se desea saber cuántos de la Orden de Malta figuran también en la lista de Licio Gelli.
Por lo que se refiere al Opus Dei, después de los miembros socialistas de la comisión del Parlamento, ahora también los comunistas han pedido que se investigue sobre las relaciones entre el Opus, P-2, la masonería italiana y la Orden de Malta.
El primero que empezó a hablar de contactos entre Calvi y el Opus, antes de su muerte, fue su hijo, pero a él se sumaron Emilio Pellicani, secretario de Flavio Carboni -el millonario sardo colaborador de Calvi, hoy detenido en Suiza-, y el ex gran maestro de la masonería italiana Mario Salvini. Este ha declarado ante la comisión que las logías de la región toscana habían sido alertadas ante la posibilidad de "infiltraciones del Opus Dei" en la masonería italiana. Y añadió que la investigación llevada a cabo había confirmado las sospechas.
Ayer, toda la Prensa italiana dio gran relieve a la decisión de la comisión parlamentaria de investigar las connivencias entre la logia de Licio Gelli, el Banco Ambrosiano y el Opus Dei.

POR QUÉ NO SE INVESTIGA LA DICTADURA URUGUAYA Y SU CORRUPCIÓN





Bancos a un peso

En 1981, al allanar el escritorio en Arezzo, Italia, del Gran Maestro de la Logia Masónica Propaganda Due (P2) Licio Gelli, quedaron al descubierto las conexiones entre dicha organización mafiosa y altas personalidades de la política, las finanzas, y la diplomacia internacionales. Entre los implicados en la densa trama de sobornos y lavado de dinero figuraba el el banquero Mario Ortolani, quien estaba instalado en nuestro país desde 1970, y en 1981 era la eminencia gris del Banco Financiero Sudamericano (BAFISUD) desde su aparentemente modesto cargo de Sub Gerente General.
Junto a Ortolani, integraban el Consejo de Administración de BAFISUD representantes de los intereses vaticanos, personalidades uruguayas del ambiente financiero, y el propio Licio Gelli. Entre los uruguayos figuraban los Santayana, Julio Aznárez, la familia Strauch, y la familia Peirano Facio. Carrió explica en su libro que en ese año se desarrollaba una guerra no declarada por la sucesión del dictador Aparicio Méndez en la Presidencia de la República, entre los generales Luis Vicente Queirolo (quien tenía “negocios” con la logia P2”) y Gregorio Álvarez. Es precisamente esa relación de Queirolo con la para ese momento “desgraciada” organización mafiosa, lo que permitirá a Álvarez hacerse con el poder.

Como siempre el clan Mailhos en todas las áreas estrategicas y los casamientos mafioso feudales Judeofenicios :

     FAMILIA INMEDIATA







Una vez en la presidencia, el dictador Álvarez ordena la incautación de los documentos encontrados en la casa que Licio Gelli tenía en Montevideo. Entre ellos se encuentran tres carpetas rotuladas “Massera, Emilio Eduardo”, el hombre de la logia en Argentina, represor, genocida, ladron de niños, amigo y socio del vicealmirante Hugo Márquez. Hacia 1982, el BAFISUD ocupaba patrimonialmente el tercer lugar en el ranking bancario uruguayo, poseía una sucursal en la ciuda brasileña de San Pablo, y en Argentina era propietario del Banco Continental.
En abierta infracción a la legislación uruguaya y en forma “relámpago” Ortolani contruyó un denso entramado de intereses industriales y comerciales en torno al banco, con el objetivo claro de vaciarlo en perjuicio de sus ahorristas. Se asocia con la empresa SAFEMA, que -presidida por el Contador Luis Lecueder- canaliza hacia la inversión en la construcción en Punta del Este y Montevideo buena parte del dinero negro argentino. Carrió explica que la forma de actuar de Ortolani para concretar inversiones era detectar las empresas que podían ser de interés para el grupo mediante la auditoría de la multinacional Price Waterhouse, y si el informe era favorable, hacía una oferta para su adquisición.
Pero en esa misma fecha, en medio de la “guerra sucesoria” por el control de la logia P2 derivada de la quiebra del Banco Ambrosiano, el mafioso Carmelo D’Amore inició un juicio contra BAFISUD acusando a Ortolani de malversación de fondos, uso indebido de depósitos y falsificación de firmas. Lo denunciado por D’Amore era verdad, y ello provocó una corrida bancaria que fue solucionada por la dictadura vendiendo el BAFISUD al holandés NMB Bank por la suma de N$ 1.00, y comprándole luego su cartera pesada por 94 millones de dólares. El asesor de los holandeses en nuestro país era el luego diputado del Partido Colorado (lista 15) Alberto Brause Berreta.
Entre los deudores incobrables de BAFISUD figuraban entre otras las empresas Ambrois y Cía., Tem S.A., Atma S.A.; y los grupos Soler, Bakirgian, y Strauch. Este último, que estaba sindicado como estrechamente vinculado a la logia P2, tuvo un acelerado desarrollo basado en el crédito bancario durante la dictadura. Su estrategia era concentrar los bienes en manos de un integrante del grupo que no tuviera deudas, volviendo insolvente al resto. Así lo hizo con el BAFISUD, y así lo volvería a hacer con el Banco Pan de Azúcar tiempo después. Esta última institución (que tras quebrar fue absorbida por el Banco República) tenía iniciados más de 20 juicios contra este grupo, pero nunca pudo recuperar un centésimo debido a la carencia general de garantías de la que históricamente hacen gala los Strauch.
La misma operación de compraventa se repetiría con los bancos Panamericano, del Litoral, y Banfed, que también fueron vendidos en un nuevo peso al Banco Central de Madrid, al Banco Santander y al Banco Exterior de España, respectivamente. Luego de vender los bancos, el estado uruguayo pagó a sus nuevos dueños una suma superior a 300 millones de dólares por el privilegio de quedarse con sus carteras pesadas. Esta estrategia de compra de carteras incobrables de los bancos fundidos adrede fue idea del Citibank, que ofreció a cambio de la venta de la suya un préstamo al gobierno central. De esta manera, la banca privada solucionaba sus problemas de la alta incobrabilidad de sus carteras, y la dictadura obtenía nuevos préstamos externos para seguirse financiando.
La lista de delitos, corrupciones, sobornos y contubernios cometidos en tiempos de dictadura puede ser inabarcable. Los civiles y los militares que gobernaron el país a su antojo durante más de una década, lo tomaron con una deuda externa de 716 millones de dólares y lo devolvieron con una de 6.000 millones. Nadie investigó nunca en qué se usó ese dinero ni ninguno de los gobiernos posteriores (tampoco el actual) puso algún reparo para pagarlo. Nadie comparó nunca la situación patrimonial de los oficiales de las Fuerzas Armadas en 1973 con la de 1985. ¿Llegará algún día la hora en que al fin se sancione “con todo el peso de la ley y el desprecio, a los que lograron prebendas, beneficios personales o familiares, o llenaron sus bolsillos de oro” durante la dictadura? Nadie parece interesado en que así sea. Las pruebas, empero: están.
 
 

 

Umberto Ortolani ( Jr ), Felipe Fernández, José Luis Gómez

En el local de Carrasco de sus familiares Esther Meikle propiedades donde tambien encontramos apellidos vinculados a lavado :



Virginia Falco, Antonio Rupenian



Los Ortolani y el tráfico de armas 


Práctica de tiro del ejercito Uruguayo en Youtube : Titulado

Tiro Directo (Gentileza Sr. Umberto Ortolani)







 

EL ASESINATO DE JUAN PABLO I


Adverntencia: Este texto fue traducido del inglés electronicamente, puede que contenga errores gramaticales.

Una revisión breve de "En el nombre del Padre: una Investigación del Asesinato del Papa Juan Pablo I " por David A. Yallop.

El autor, un secularista, quien ha escrito otros "reportes de investigación” sobre libros de crimen, hace lo mismo para el asesinato de Albino Luciani (el Papa Juan Pablo I) en 1978, después de sólo 33 días en función. Motivo: el dinero y su concomitante poder.




LOS SEIS PRINCIPALES SOSPECHOSOS:



Hermano Masón y P2 Licio Gelli

Licio Gelli


Nació el 21 de abril de 1919 en Pistoia, Italia, y no tuvo ninguna educación formal más allá de la media de los adolescentes. No era Católico.
Luchó en el ejército de Franco contra los Comunistas en España, y tenía un odio de toda la vida hacia los Comunistas.
Era un Oberleutnant en las SS en Italia y trabajó para los Nazis como "un oficial de enlace" durante WWII. Jugó de ambos lados de la cerca, ayudando a veces a los partidarios.
Gelli alquilado de a alguien quien podría permitírselo. Después de la guerra, ayudó a los Nazis a que escaparan a Sudamérica. Sus honorarios eran 40 % de su dinero. Desarrolló contactos importantes en Sudamérica y se hizo amigo cercano de Juan Peron. El Jefe Klaus Barbie, ex Gestapo, quien se instaló en Bolivia, y Geffi se hicieron socios en el negocio. Espiando para los comunistas, asistió a funcionarios del Vaticano y la inteligencia estadounidense. La parte de sus honorarios de espiar para Italia era el cierre del archivo que el servicio secreto tenía sobre él. Su especialidad era la información: expedientes secretos sobre banqueros, políticos, etc.
En 1963, se unió a la logia Masónica, y pronto formó otra logia secreta "Raggruppamento Gelli - P2. " El "P" significó la Propaganda, una logia histórica del siglo 19. Primero  introdujo a los miembros jubilados mayores de las fuerzas armadas, luego cabezas de servicio activas. Su red eventualmente cubrió la estructura de poder entera de Italia; su objetivo: el control de la derecha. P2 debía funcionar como un estado dentro de un estado. Si los Comunistas habían sido elegidos para impulsar, debía ser un golpe. Tenía el apoyo activo y el estímulo de la Agencia Central de Información. El puño de miembros influyentes era un secreto que sólo sabía Gelli. Dos de los miembros en P2 eran Michele Sindona y Roberto Calvi.
Por su amigo, Umberto Ortolani, ganó la afiliación con los Caballeros de Malta y el Sepulcro Santo.
En los comienzos de 1979, Mino Pecorelli, un periodista (y disgustado miembro del P2 quien antes había publicado la lista de Francmasones) comenzó a chantajear a Geffi sobre un robo de $2.5 mil millones de réditos del aceite del gobierno italiano y comenzó a publicar pequeños tramos de información, incluyendo la información sobre los Francmasones. El 20 de marzo de 1979, Pecorelli fue matado a tiros, el Estilo mafia.
En 1981, una incursión en la casa de Gelli (en busca de la evidencia de su participación con Sindona) ganó una lista de 962 miembros del P2. El escándalo consiguiente derribó al gobierno italiano. En 2 meses, Gelli fue detenido, enjuiciado, y condenado a 4 años en la prisión y una multa de 16 mil millones de liras. Sin embargo, sus abogados elevaron una petición y él quedó libre bajo fianza,  y otra vez en el negocio bancario.
En 1981, Gelli vivió en Montevideo, Uruguay y, al parecer, obteniendo grandes sumas del dinero de Calvi. La esposa de Calvi declaró que Gelli no se identificaba por su nombre, pero que se llamaba asimismo por su sobrenombre especial “Luciani” (el apellido del Papa Juan Pablo I) .
En 1982, Gelli devuelto a Europa desde Sudamérica para obtener misiles Exocet en el mercado negro para Argentina en su Guerra de las Islas Malvinas con Gran Bretaña. Más tarde entró en Suiza con un pasaporte falso y fue detenido intentando una transferencia de $55 millones en su cuenta en Uruguay, pero en 1983 se escapó de la prisión suiza, y en 1984, vivía en un rancho, a pocas millas de Montevideo, Uruguay.
Gelli es colocado por Yallop en los primeros lugares de la lista de sospechosos de posibles asesinos. Por la proximidad en Sudamérica a Ortolani y Calvi en las semanas justo antes de la muerte del papa.



Umberto Ortolani el banquero de "Dios" o Lucifer ?



Umberto Ortolani

Durante la segunda guerra mundial era el jefe de las 2 unidades del servicio de inteligencia militar en Italia. Especialidad: contraespionaje. Era abogado, un alto funcionario en el P2 y un Católico con muchos amigos influyentes del Vaticano. Recibió un secreto que terminó en la elección de Montini como el Papa Pablo VI. Ahora es ciudadano de Brasil. Es colocado por Yallop como alto en la lista de sospechosos. Él había estado en proximidad en Sudamérica a Gelli y Calvi durante las semanas antes del asesinato. Tenían acceso a cada parte de la Ciudad de Vaticano y  tenían muchos amigos allí.





El efecto Tróccoli 
La detención del capitán de navío uruguayo Jorge Tróccoli el 24 de diciembre, en Salerno, acusado por la desaparición de uruguayos descendientes de italianos durante los años setenta, ha generado una imprevista repercusión en Italia y en los países que participaron de la coordinación represiva de las dictaduras, conocida como Plan Cóndor. 

"Cuando en Italia se habla de Uruguay y de su dictadura, de inmediato surge la historia de las operaciones de la Logia Propaganda Due (P2) que en los años de los gobiernos militares en el Cono Sur tenía una de sus sedes de operación política y financiera en Montevideo", sostiene un periodista italiano que fue entonces corresponsal en Uruguay. 

La observación se confirma en una serie de artículos publicados por la prensa italiana en las últimas semanas, desde que Tróccoli fue detenido por orden de la jueza Luissana Figliola por un pedido del fiscal Gianncarlo Capaldo, quien indaga desde hace ocho años los crímenes contra descendientes de italianos en el marco del Plan Cóndor. 

Con el arresto de Tróccoli, el fiscal Capaldo logró que se reactivara un caso que había quedado encajonado en la Justicia italiana y pudo desempolvar una orden de captura sobre 140 represores de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, donde los ciudadanos italianos fueron desaparecidos. En toda la región hubo repercusiones. 

La marca de la P2 

La Propaganda Due es una Logia masónica que adquirió total poder en Italia y se expandió hacia Sudamérica durante los pontificados de Pablo VI (1963-78) y Juan Pablo II (1978-2005), en los que el "Instituto per le Opere di religione" se convirtió en fachada de operaciones de lavado de dinero de la mafia a través del Banco del Vaticano. 

Las historias de corrupción, que incluyen la sospechosa muerte de Juan Pablo I (1978), señalan al arzobispo norteamericano Paul Marcinkus, quien al frente del banco papal se asoció con el banquero Michele Sindona y con el jefe del vaciado Banco Ambrosiano, Roberto Calvi, quienes realizaron misteriosas inversiones con el dinero del Vaticano. 

Sindona terminó preso por desfalco y fue envenenado con cianuro en una cárcel de alta seguridad. Calvi apareció colgado bajo el puente Blackfiars del Támesis en Londres. En ambas muertes se ha marcado la responsabilidad de la Propaganda Due, la logia creada por el "venerable" Licio Gelli, aún preso hoy en una cárcel italiana. 

Dinero de la Logia 

La pasión y debate que en 1973 provocó entre democristianos gobernantes y comunistas opositores de Italia el golpe de Estado en Chile no se repitió tres años después, cuando se inició la dictadura en Argentina. Isabel Perón no era Salvador Allende, sintetiza el periodista Mauricio Mateuzzi en un artículo de "Il Manifiesto". 

Mateuzzi recuerda que en esos días la Logia P2 de Lucio Gelli compraba "Il Corriere Della Sera" para iniciar su más fuerte industria financiera con intereses en Argentina, donde adquirieron el Grupo Rizzoli y la Editorial Abril. La dictadura argentina fue una aliada de la Logia de Gelli en cuyas listas aparecía buena parte del gobierno italiano. 

En Uruguay, Gelli también dirigía inversiones a través de su socio Humberto Ortolani quien instalaría en Montevideo la Banca Financiera Sudamericana (Bafisud) y entre inversiones agropecuarias y financieras sería uno de los fundadores de la pesquera Astra SA. El Bafisud quebró y la terminal de La Paloma terminó estatizada. 

Los socios de Gelli 

Cuando Licio Gelli desembarcó en el Cono Sur, las dictaduras le abrieron las puertas. Para el general Alfredo Stroessner, Gelli era anticomunista y por lo tanto aliado. En Chile, se asoció con el general Manuel Contreras. En Argentina, con José López Rega (y su Triple A) y con el almirante Emilio Eduardo Massera, ambos integrados a la P2. 

En Uruguay, Gelli operaba desde la sede de Orden de Malta, la empresa Promociones y Servicios del Edificio Artigas y se había asociado con importantes estudios jurídicos. Los generales Julio César Vadora, Luis Queirolo, Eduardo y Rodolfo Zubía, entre otros, lo ampararon, a diferencia del general Gregorio Alvarez, quien dejó morir el Bafisud. 

En 1981 el inspector Víctor Castiglioni de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia (DNII) comandó un allanamiento en Carrasco en que se incautó el archivo de la P2, donde figuraban los miembros uruguayos de la Logia. Esa lista negociaron en sucesivas visitas los primeros ministros italianos Giulio Andreotti y Bettino Craxi. 

De Gladio al Cóndor 
Licio Gelli había participado de la Operación Gladio, una organización terrorista secreta anticomunista creada en Europa Occidental luego de la segunda guerra mundial, con financiación de la CIA norteamericana y el M16 británico para generar una "estrategia de tensión" que impidiera el acceso al poder de gobiernos comunistas o socialistas. 

En Gladio, Gelli conoció al neofascista Stefano Delle Chiaie (Avanguardia Nazionale) y al terrorista ultraderechista Vincenzo Vinciguerra, quienes participarían directamente en uno de los más importantes atentados elaborados por la coordinación represiva del Plan Cóndor: el intento de homicidio contra el chileno Bernardo Leigthon en Roma en 1974. 

Entre 1973 y 1976 los represores uruguayos (OCOA y SID) actuaron en Buenos Aires en coordinación, primero con la Triple A de Rega y luego con el Batallón 601 que comandaba el general Guillermo Suárez Mason, miembro de la P2. En 1977, Tróccoli operó desde el Fusna con el propio Emilio Massera, cabecilla de la P2 en Argentina. 

¿Ayuda diplomática? 
Cuando era evidente su procesamiento, junto al dictador Gregorio Alvarez y su camarada de armas Juan Carlos Larcebeau, el capitán Tróccoli decidió fugar a Italia. No compareció en el último interrogatorio judicial y fue requerido internacionalmente por el juez penal Luis Charles. Su abogado, Gastón Chaves, dijo que estaba embarcado. 

Tróccoli había comenzado a tramitar la nacionalidad italiana en 1996, apenas fue denunciado como represor del Fusna en la revista Posdata, pero un año antes había acompañado al embajador uruguayo en una supuesta "misión oficial". El embajador uruguayo en Italia era Julio César Lupinacci, el embajador ante Caracas cuando el secuestro y desaparición de la maestra Elena Quinteros de la Embajada de Venezuela en 1976. 

Diplomático de la dictadura, Lupinacci fue quien en 1993 envió desde Italia una foto de la última víctima del Plan Cóndor, el chileno Eugenio Berríos, quien aparecía "vivo" en Milán tres meses después de muerto. Lupinacci casualmente fue embajador ante Chile, Naciones Unidas, Argentina y en 2000, Jorge Batlle lo designó en el propio Vaticano. 

La causa de Capaldo 
El fiscal Gianncarlo Capaldo comenzó a indagar sobre los italodescendientes desaparecidos en Sudamérica a fines de los años noventa, al igual que su colega español Baltasar Garzón, cuando en los países que habían sufrido las dictaduras se habían impuesto leyes de amnistía, obediencia debida y punto final. 

Desde 1999 se comenzaron a presentar los primeros casos de uruguayos que incluían a Daniel Banfi, asesinado en 1974, Bernardo Arnone, Gerardo Gatti, Juan Pablo Recagno, desaparecidos en 1976 y Andrés Bellizzi desaparecido en 1977. Capaldo viajó a Argentina y Uruguay en 2002, pero no tuvo apoyo de ambos gobiernos. 

Tróccoli pudo fugar a Italia para evitar la extradición por su condición de ciudadano, pero es probable que no supiera que en la causa de Capaldo se habían agregado los casos de Edmundo Dossetti, Iliana García Ramos, Julio César D´Elía, Yolanda Casco, Raúl Borrelli y Raúl Gambaro desaparecidos en 1977, cuando él operaba en el Fusna. 

La "conexión" Tróccoli 
Suponer que el capitán de navío Jorge Tróccoli haya logrado una "conexión" con los resabios de la Propaganda Due para escapar de la Justicia uruguaya y ser sobreseído ante las leyes de Italia, parece tan improbable como haber creído treinta años atrás que existía una coordinación internacional represiva financiada por una logia masónica. 

Tan improbable como que se lleguen a esclarecer los verdaderos entretelones que la logia de Lucio Gelli tuvo (¿y tiene?) en Uruguay desde los años de la dictadura y durante los sucesivos gobiernos electos en los que nunca se reveló ni lo ocurrido con las cuentas del Bafisud, ni con el contenido del archivo de la P2 y sus miembros uruguayos. 

En Italia, sin embargo, la sombra de la P2 sigue latente y su fantasma suele aparecer en la prensa cada vez que en los tribunales superiores de Justicia se concretan sentencias dudosas que suelen beneficiar a sospechados de integrar grupos mafiosos económicos o políticos, o casos de corrupción que todavía no se han aclarado. 

Un mal antecedente 
El periodista Claudio Tognonato en "Il Manifiesto"1 (27/12/07) recuerda que no es la primera vez que la policía italiana arresta a un represor sudamericano. El 6 de agosto del año 2000 había sido detenido el argentino Jorge Olivera requerido por la Justicia francesa por la desaparición de Marie Anne Erize, en Buenos Aires en octubre de 1976. 

Olivera, ex mayor del Ejército argentino, abogado y vinculado a la P2, dirigió un campo de concentración en la Provincia de San Juan y se vanagloriaba de haber sido el primero en violar a la desaparecida francesa. En 1985 llegó a ofrecerse como abogado defensor del nazi Eric Priekbe, cuando el criminal de guerra fue detenido en Bariloche. 

Sin embargo, el 18 de agosto de 2000, la Cuarta Corte de Apelaciones de Roma emitió en secreto una imprevista sentencia de excarcelación y Olivera, que estaba detenido, como hoy Tróccoli, en la cárcel de Regina Coeli de Roma, pudo escapar de Francia al embarcar en un avión a Buenos Aires. Tróccoli, al menos, no podría regresar a Uruguay. 

Fuente: http://www.larepublica.com.uy/politica/292411-el-efecto-troccoli
 
 
9. La P2, al descubierto
 
Durante el siglo XVIII y gran parte del XIX, la historia constata la presencia de numerosos sacerdotes, religiosos e incluso obispos en las filas de la masonería, a pesar de los anatemas lanzados por los papas (157). El viejo Código de Derecho Canónico (c.2335) prohibía a los católicos, bajo pena de excomunión, inscribirse en la masonería y en organizaciones similares, "que maquinan contra la Iglesia o contra las potestades civiles legítimas". 
El 19 de julio de 1974, una carta de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, dirigida a algunas conferencias episcopales más directamente interesadas en el tema, afirma que dicho canon se aplica solamente a aquellas organizaciones que verdaderamente conspiran contra la Iglesia. 
Sin embargo, el 2 de marzo de 1981, la oficina de prensa del Vaticano divulgó un documento que intrigó a mucha gente y que recordaba la prohibición canónica. Pocos días después, el 17 de marzo, la policía descubre en la caja fuerte de Gelli una lista de 962 miembros de la P2: poderosas figuras de casi todos los sectores del sistema, de la política, del ejército, de los servicios de inteligencia, de los negocios y finanzas, de los medios de comunicación. El primer ministro Arnaldo Forlani ocultó la información, pero el 20 de mayo se hizo pública la lista, provocando la caída del gobierno. El poder oculto estaba al descubierto e influyentes personajes estaban a punto de caer (158). 
Michele Sindona, abogado y banquero siciliano, nacido en Patti en 1920 y afincado en Milán en 1948, miembro de la P2 desde 1964 con el número 1612, hombre de confianza de Pablo VI, que en 1969 le encomienda la política de inversiones vaticanas en el extranjero, cuyo control tendrá  hasta 1974, año en que se produce la quiebra de los bancos de Sindona y es sustituido por Roberto Calvi. 
El 14 de septiembre de 1977 Sindona telefonea desde Nueva York a su abogado Rodolfo Guzzi y le comenta: "A lo mejor, y en contra de lo que trata de aparentar, Gelli no está de mi lado. Es posible que haya tomado partido por Calvi". Le dijo también: "Ve a ver a Calvi y dile que me propongo emprender una causa civil contra él. Hazle ver que considero la nuestra una sociedad en toda la extensión de la palabra. Lo que es suyo, también es mío, a partes iguales: desde el Banco Ambrosiano a la Pachetti, pasando por el Crédito Varesino" (159). 
Calvi prometió encontrar una fórmula para enviarle dinero, pero no lo hizo. Y el 3 de noviembre, los muros del centro de Milán aparecen empapelados de manifiestos blancos, azules y amarillos. Su texto es un largo monólogo contra Calvi: traficante de divisas, estafador, responsable de fraudes fiscales. A Calvi no le quedan dudas en cuanto a la autoría de la maniobra: el "loco de Sindona". 
Calvi manda arrancar sin pérdida de tiempo los manifiestos. Unos días más tarde, el boletín de informaciones Agencia "A", publicación mensual con domicilio en Turín, vuelve a la carga contra Calvi. El boletín lleva la firma de Luigi Cavallo, que, según declarar  posteriormente, "había recibido de Sindona cerca de doscientos mil dólares" (160). Finalmente, el 24 de noviembre Cavallo escribe a Paolo Baffi, gobernador del Banco de Italia, una larga carta que ser  "el golpe decisivo que acorralar  a Calvi" (161). 
A principios de marzo de 1978 y con la mediación de Gelli, Calvi y Sindona se encuentran en Nueva York. Dice Calvi: "Le ví dos veces en Nueva York; él vino a mi hotel y me pidió un empleo que hube de negarle porque no disponía del puesto adecuado. Pero no admito haberle ofrecido a cambio de la 'paz' más que consejos financieros". Sin embargo, debió existir desembolso de dinero: en sus campañas Cavallo señaló siempre que Calvi debía a Sindona por lo menos un millón de dólares. Además, Calvi se ocupó de vender la villa que Sindona poseía en Arosio, localidad situada en la comarca lombarda de Brianza. Le dijo a Guzzi que "había encontrado un cliente dispuesto a pagar quinientos mil dólares" (162). Pero la reconciliación no duró mucho, pues en abril de 1979 la Agencia "A" arremetía de nuevo contra Calvi con ocasión de la asamblea anual del Banco Ambrosiano. 
Identificado por los gobiernos de Italia y de Estados Unidos como el banquero de la mafia, el 27 de marzo de 1980 Sindona "fue declarado culpable de 65 actos delictivos, entre ellos fraude, conspiración, perjurio, falsificación de asientos bancarios y apropiación indebida de los fondos de su banco" (163). En Estados Unidos se le condenó a 25 años de cárcel. Reclamado por el gobierno italiano, se concedió su extradición el 18 de mayo de 1978. Ya en Italia, es condenado a cadena perpetua, el 18 de marzo de 1986, acusado de haber ordenado la muerte del fiscal Giorgio Ambrosoli, encargado de investigar sobre la quiebra de sus bancos. Dos días después, en la cárcel de máxima seguridad de Voghera, sufrió "un extraño ataque, descrito como derrame cerebral o infarto", pero que resulta ser envenenamiento (con cianuro). De ello murió el día 22 del mismo mes; según han manifestado recientemente dos guardias de la cárcel, murió asesinado (164). 
Roberto Calvi, banquero milanés nacido en 1920, hombre de confianza del Vaticano, que en 1974 hereda el sistema creado por Sindona en años anteriores. Ambos comparten el mismo planteamiento de fondo: "el de expoliar las sociedades que dirigen atendiendo al principio de que las pérdidas sean socializadas a un lado de la frontera, el italiano, y los beneficios privatizados al otro, en el extranjero" (165). Los que se arruinan, a fin de cuentas, son los pequeños accionistas que les siguen en sus aventuras. 
Miembro de la P2 con el número 1624, Sindona es presidente del consejo de administración del Banco Ambrosiano,  consejero delegado y propietario (de hecho) de dicho banco. El 20 de mayo de 1981 fue detenido, como principal responsable de la quiebra fraudulenta del Ambrosiano, estimada en unos 1200 millones de dólares. Durante una visita de su esposa y de su hija a la prisión, Calvi les dijo que la presión debería ejercerse sobre los dos principales directores del IOR, Marcinkus y Mennini. Por esta razón: "Este juicio se llama IOR" (166). Dicho de otro modo: 
"Desde su detención en mayo de 1981, Calvi había ejercido una presión enorme sobre el Vaticano, buscando ayuda tanto para sus problemas legales como para los apuros financieros del Ambrosiano. Mientras se hallaba en la cárcel, Calvi comunicó a su familia que las operaciones anómalas con acciones por las que lo estaban juzgando habían sido realizadas, realmente, en representación del IOR. Explicó que las pruebas de la implicación del banco del Vaticano se hallaban en documentos depositados en la Banca del Gottardo, documentos que ‚sta no podía dar a conocer sin autorización del IOR en razón de las leyes suizas sobre secreto bancario" (167). 
El 29 de julio, Calvi fue condenado a cuatro años de prisión y a pagar una multa de 16000 millones de liras. Sus abogados apelaron y Calvi fue puesto en libertad bajo fianza. Casi un año después, el 18 de junio de 1982, Calvi apareció colgado de un puente de Londres, con seis kilos de piedras y de ladrillos, dentro de los pantalones y en los bolsillos de la chaqueta. Según ha dictaminado recientemente un tribunal de Milán, Calvi fue asesinado. Clara, la viuda de Calvi sostiene abiertamente: "Mi marido fue víctima de feroces luchas vaticanas" (168). 
Umberto Ortolani, abogado romano, miembro de la P2 con el número 1622, brazo derecho de Gelli, Gentilhombre de su Santidad desde 1963 por recomendación del cardenal Lercaro. En 1983 desaparece su nombre del Anuario Pontificio. De la mano de Ortolani, no había lugar en el Vaticano al que no pudiera acceder Gelli o cualquiera de los hombres que controlaba. Según Sindona, Ortolani es el inspirador de las aventuras sudamericanas de Calvi, al que haría adquirir una parte de su banca sudamericana, la Bafisud. Acusado de participar en la quiebra fraudulenta del Ambrosiano, Ortolani ha permanecido en Sudamérica prófugo de la justicia italiana. Recientemente, un tribunal de Milán le ha concedido la libertad provisional. Tiene 76  años (169). 
 Licio Gelli, hombre de negocios, nacido en Pistoia (Toscana) en 1919, protector oculto de Sindona y de Calvi. Bien recibido en ambientes vaticanos, fue nombrado Comendador de la Orden del Santo Sepulcro. Gran maestre de la logia Propaganda Dos, hizo de ella una organización secreta, poderosa y violenta. En los años setenta, la P2 controlaba toda Italia. Gelli era "el rey y el papa": "La P2 ha sido un hecho grave, más grave de lo que la opinión pública hasta ahora haya podido imaginar. Los más inquietantes escándalos de la Italia contemporánea (la carrera y la caída de Sindona, el 'crack' del Banco Ambrosiano y la relación con el IOR, el suicidio u homicidio de Calvi, el asesinato de Pecorelli, la lucha sin excluir golpes por el control de la Rizzoli, del Corriere della Sera y de otros periódicos, el escándalo de ENI-Petromin, etc.), están marcados de algún modo por la presencia de hombres de la P2" (170). 
Acusado en Milán de participar en la quiebra fraudulenta del Ambrosiano, Gelli fue detenido en Ginebra el 13 de septiembre de 1982. Encarcelado en Champ Dollon, prisión de máxima seguridad, escapó de ella el 10 de agosto de 1983. En junio de 1986 el Tribunal Supremo italiano implica a Gelli en la matanza de Bolonia (85 muertos y 200 heridos), del 2 de agosto de 1980. Gelli controlaba entonces los servicios secretos. Los jueces Zincari y Castaldi han acusado a Gelli de haber encubierto a los culpables (neofascistas), intentando echar la culpa a los servicios secretos búlgaros y soviéticos. Extraditado por el juez suizo Trembley sólo por delitos económicos, vuelve a Italia el 17 de febrero de 1988. Tras una corta estancia en la cárcel de Certosa (Parma), permanece en situación de libertad provisional, concedida por motivos de salud. Todo ello a pesar de estar condenado a 20 años de cárcel por los tribunales italianos y en medio de una renovada atmósfera de , es decir, bajo la ley mafiosa del silencio. El juez Trembley está siendo investigado por la magistratura suiza (171). 
Según el informe presentado al Parlamento italiano por la Comisión que, presidida por Tina Anselmi, estaba encargada de investigar a la logia P2, en la segunda mitad de los años setenta Gelli tenía el control total de la organización secreta. El informe concluye: "la logia P2 entra como elemento de peso decisivo en asuntos financieros, como el de Sindona y el de Calvi" (172). 
Según la familia Calvi, el número de teléfono de su villa de Drezzo sólo lo conocían dos personas: Gelli y Ortolani, jefes de la P2. Carlo, el hijo de Calvi, comenta el tipo de relación: "Mi padre era el técnico; Gelli, el político. Tanto es así, que todas las desgracias de mi padre empezaron con la caída de Gelli. Gelli conocía perfectamente las relaciones entre el IOR y el Ambrosiano y eso era lo que más atemorizaba al Vaticano".  Clara, la viuda de Calvi, dice que Gelli aterrorizaba a su marido; le exigía voluminosas cantidades de dinero. Y su hija Anna explica a los magistrados italianos: "Algunos meses antes de que estallara la historia de la logia P2...mi padre ya había empezado a negarse a responder a las llamadas telefónicas de Gelli u Ortolani" (173). 
Gelli jamás decía su verdadero nombre, cuando alguien de la familia le preguntaba quién era. Les respondía con su nombre en clave: Luciani. Esta clave la utilizaba desde 1978 (174).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada